16 de agosto de 2012

El diputado Frank Soto dice, el Ayuntamiento, la Policía, medio ambiente y la corporación de Acueducto y alcantarrillado, se hacen de la vista gorda e los problemas del Municipio.


El diputado por la provincia Santo Domingo, Frank Soto, denunció hoy que personas y grupos “oportunistas” de la localidad de Herrera están dañando el proyecto de Guajimía que costó más de 230 millones de euros y una lucha de más de treinta años.
Dijo que esa zona, conocida por cañada de Guajimía se caracterizaba por el hacinamiento y los problemas de salud que provocaban las aguas negras.
Manifestó que el Gobierno convirtió la zona en un proyecto modelo en esa parte de la provincia, resolviendo de esa manera un problema que provocaba muertes en los moradores de la zona.
Expresó que parte del proyecto contempló dejar áreas libres para construir infraestructuras de recreación y centros educativos, pero que los desaprensivos en componenda con algunas autoridades están ocupando esos espacios y creando, nueva vez, un problema de arrabalización.
El diputado Soto responsabilizó a las autoridades del Ayuntamiento de Santo Domingo Oeste; de la Corporación de Acueducto y Alcantarillado de Santo Domingo, así como de Medio Ambiente y la Policía de hacerse de la vista gorda ante la problemática.
El legislador indicó  que en períodos de transición, oportunistas se aprovechan para realizar ocupaciones ilegales y que la comunidad le ha pedido su apoyo, para que el proyecto no sea nuevamente arrabalizado.
Compartir:
     

No hay comentarios:

Publicar un comentario