12 de abril de 2013

Interceptan 500 kilos de cocaína y muere uno de los implicados


Santo Domingo
Por tercera vez en menos de quince días, las autoridades antinarcóticos dominicanas decomisaron un alijo superior a los 500 kilogramos de cocaína colombiana, esta vez en los alrededores de la playa de Boca Chica, hasta donde se introdujo una embarcación de 24 pies de eslora con el cargamento de la droga, procedente de Venezuela.
Tres hombres que ocupaban la embarcación fueron perseguidos por lanchas rápidas de la Marina de Guerra que habían sido alertadas por el Servicio de Guardacostas de Estados Unidos. Uno de los tripulantes saltó al agua, pero poco después pereció ahogado, según confirmaron fuentes de inteligencia militar a LISTÍN DIARIO. Se trata de un dominicano, cuya identidad aún no ha sido revelada por las autoridades.

El cadáver fue llevado temprano en la mañana al hospital Darío Contreras, tras ser levantado por un representante del ministerio público y miembros de la Marina de Guerra. Todavía anoche el cadáver del hombre se encontraba en Patología Forense, de la calle Correa y Cidrón, cerca de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), donde fue llevado finalmente. De los otros dos individuos arrestados tampoco se suministraron sus nombres, pero una fuente de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) confirmó a este diario que se trata de dos ciudadanos venezolanos. Ambos están bajo procedimientos de investigación.
Anoche eran perseguidos otros implicados en el intento de introducción de la droga mientras continuaban las operaciones de rastreo en busca de más material. Miembros de las unidades de Táctica e Inteligencia de la DNCD peinaron toda la playa de Boca Chica, donde se había informado que flotaban pacas de drogas. La labor era conjunta con oficiales de la Fuerza Aérea desde el aire y la Marina desde el mar. 
Cotejo
Pese a que las acciones y la muerte del presunto tripulante se produjeron cerca de las 3:00 de la madrugada de ayer jueves, ni la DNCD ni la Marina de Guerra habían confirmado ni desmentido la muerte del dominicano. Pasadas las 9:00 de la noche, el presidente de la DNCD, mayor general Rolando Rosado Mateo, se encontraba reunido con miembros de la Unidad de Inteligencia del organismo y oficiales de la Marina de Guerra, pero no se informó de lo tratado.
Se informó extraoficialmente que estaban analizando la situación y cotejando pistas para desmembrar otra posible red de traficantes de drogas desde Venezuela. Previamente, para las 4:00 de la tarde, la oficina de Relaciones Públicas de la DNCD convocó una conferencia de prensa para anunciar los alcances de los operativos y el deceso de un presunto narcotraficante, pero repentinamente esta actividad fue cancelada. 
Se dijo que faltaban algunos cabos por atar en la Marina de Guerra y que la droga aún no había llegado a la sede de la DNCD, sino que estaba siendo analizada en los laboratorios. Temprano, los medios de prensa informaron que el ocupante de una embarcación interceptada en la madrugada por efectivos de la Marina, la Fuerza Aérea y el Servicio de Guardacostas de Estados Unidos se había ahogado al tratar de escapar, lanzándose al mar. 
La embarcación fue interceptada durante un operativo realizado a las 3:00 de la madrugada. La nave fue apresada en alta mar entre las playas de Guayacanes y Boca Chica. 
La droga, unas 18 pacas conteniendo entre 25 y 30 kilos cada una, fue sacada por la zona turística de Boca Chica y llevada a la Base Naval de Sans Souci, en Punta Torrecilla, del lado oeste de la capital.

No hay comentarios:

Publicar un comentario