13 de abril de 2013

Maduro y Capriles se enfrentan hoy en las urnas por la sucesión de Chávez

CARACAS, Venezuela (AP) - Venezuela se declaró lista para elegir a su próximo presidente entre un candidato del oficialismo que por primera vez dijo estar listo a reconocer una eventual derrota y un aspirante de la oposición confiado en que el país tendrá una cara distinta a la que ha mantenido por tres lustros.

Los venezolanos acuden hoy domingo a las urnas para sufragar por el sucesor del fallecido mandatario Hugo Chávez, cuya imagen dominó la campaña electoral, en una jornada en la que aparecen como favoritos el presidente encargado Nicolás Maduro y el opositor Henrique Capriles.

La presidenta del organismo electoral, Tibisay Lucena, lanzó el sábado la última convocatoria a los venezolanos para salir a votar y aseguró que las distintas opciones políticas que contienden cuentan con las condiciones para que los resultados sean "el fiel reflejo de la voluntad soberana del pueblo".

El próximo presidente guiará el destino de Venezuela para los próximos seis años, en medio de dificultades económicas y un clima de aguda polarización social.

La elección será la tercera para este país petrolero en seis meses luego de concurrir a las urnas en octubre, cuando votó por la tercera reelección de Chávez, y en diciembre para escoger a los gobernadores de sus 23 estados.

Pero con el fallecimiento de Chávez el 5 de marzo, el mecanismo electoral entró de nuevo en movimiento.

En medio de la veda electoral que prohíbe hacer proselitismo previo a los comicios, tanto el presidente encargado como el opositor convocaron a los venezolanos a sufragar durante apariciones públicas.

"Si pierdo, con la misma humildad y con los valores de (Hugo) Chávez, acataré", dijo Maduro, de 50 años, durante una reunión con representantes de organizaciones internacionales que asisten para presenciar los comicios.

Esta es la primera ocasión desde que comenzó la campaña presidencial para suceder al fallecido mandatario Chávez que el oficialista se refiere de manera directa a la posibilidad de perder, aunque de inmediato agregó que tenía "un pálpito muy positivo" sobre el resultado de las elecciones.

Designado sucesor político por el propio Chávez antes de morir y autoproclamado como su "hijo", Maduro llega a la contienda a la cabeza de las preferencias, aunque con márgenes más reducidos que los de hace un mes cuando registró su candidatura para competir contra Capriles.

Más tarde, en una ceremonia para conmemorar el día de las "milicias bolivarianas", el presidente encargado añadió que está preparado para eventualmente actuar de la oposición.

"Si me toca ir a la oposición iré a una oposición de amor, de lucha", dijo, pero enseguida añadió que si gana será un mandatario del "amor".

Las milicias son un cuerpo de unos 125.000 ciudadanos, que está al servicio de las fuerzas armadas. El acto se realizó en el patio central del antiguo cuartel militar donde reposan los restos de Chávez.

"¡Chávez vive!", grito un miliciano. "La lucha sigue", le respondió Maduro en una ceremonia en la que se repitió en varias ocasiones el mismo ritual.

Capriles, que a lo largo de la campaña criticó a Maduro por considerar que lucró políticamente con el dolor de los venezolanos por la muerte de Chávez, pidió a la gente no dejar de votar y hacerlo con "esperanza, fe y valentía".

"Yo dejé el pellejo, literalmente, yo invito a los venezolanos a que dejen el pellejo... salgamos a votar", dijo.

El abogado de 40 años se mostró confiado en que los venezolanos tendrán "un nuevo amanecer".

Las mesas de votación abren a las 6 de la mañana (1030 GMT). Unos 18,8 millones de venezolanos están convocados para sufragar.

La autoridad electoral ha dicho que espera tener los resultados unas tres horas después del cierre de los puntos de votación, previsto para las 6 de la tarde (2230 GMT). Pero por normas venezolanas, tal horario se puede extender si en un centro electoral hay aún votantes en la fila para sufragar.

Algunos de los ex presidentes latinoamericanos que asisten como "acompañantes" dieron sus impresiones.

"Yo no soy un experto en sistemas de tecnologías, (pero) lo que yo vi es un sistema muy seguro, es un sistema de que si en algún momento alguna maquina llegara a tener un problema, se hace el conteo manual. Honestamente no veo ningún riesgo de un fraude o de un engaño al pueblo venezolano", dijo el ex mandatario guatemalteco, Alvaro Colom, según declaraciones divulgadas por la televisión estatal.

"Este es un certamen electoral se da en condiciones muy peculiares", dijo el ex presidente dominicano Leonel Fernández en relación al fallecimiento de Chávez.

"Sin embargo, debo decir que, al llegar aquí, en lugar un ambiente de crispación o un ambiente de tensión, lo que siento es un ambiente de alegría, un ambiente festivo que anuncia participación masiva del electorado venezolano", añadió.

La autoridad electoral ha restringido en los últimos años la actuación de organizaciones e invitados extranjeros a la condición de "acompañantes internacionales" que deben entregar al Consejo Nacional Electoral informes escritos confidenciales luego de finalizado el proceso.

Esos informes, sin embargo, no tienen efectos jurídicos ni carácter vinculante para el consejo electoral.

Cualquiera que sea el resultado los militares los respetarán, indicó el general Wilmer Barrientos, jefe del llamado "Plan República", el despliegue de uniformados que custodian las mesas y el material electoral.

"Seremos respetuosos de los resultados que ese día arrojen las urnas electorales", dijo Barrientos en una entrevista con la televisora Venevisión.

Horas después, en declaraciones a periodistas, el general dijo que los comandantes de las distintas regiones del país le habían reportado que la situación era de normalidad. "Es decir que ya está servida la mesa para que mañana muy temprano todos los venezolanos salgan con entusiasmo a ejercer su derecho al voto", dijo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario